Home

“pues Dios es quien produce en ustedes tanto el querer como el hacer para que se cumpla su buena voluntad.”

                                                                                                            Filipenses 2:13

 

Dios pone sueños en el corazón del hombre, para que el hombre los convierta en planes, y los realice como parte de un plan mas grande que Dios viene estructurando desde el principio de los tiempos.

Esto suena bien, y se pone aun mejor cuando ya conoces ese sueño y estas dispuesto a comenzar a trabajar por el. La parte que no suena tan bien es la parte donde toca luchar una y otra vez por ese sueño, la parte donde tenés que convencerte una y otra vez de porque vale la pena seguir luchando, la parte donde muchos se quedan.

Como humanos quisiéramos ver nuestros sueños cumplidos como algo instantáneo, pero, no funciona así.

Abraham tenia 75 años cuando Dios le prometió un hijo, y 100 cuando nació Isaac.

Veinticinco años, viajando, enfrentando dificultades, y envejeciendo. Sin embargo fueron veinticinco años donde Dios moldeo el carácter de Abraham. En ocasiones mintió, vio a faraón tomar a su esposa, lucho contra reyes, camino grandes distancias con la esperanza de algo que cada vez parecía mas distante e imposible, se equivoco, se canso, y hasta le toco defender animales muertos de los buitres. Pero todo valió la pena, y todo cobro sentido en el momento que escucho el primer llanto de Isaac. Pudo morir en paz sabiendo que ya tenia un heredero y sabiendo que Dios es un Dios fiel que cumple sus promesas.

Hay nueve capítulos escritos en Génesis desde el llamamiento de Abraham y el nacimiento de Isaac. Dios no dejo nada al azar en la Biblia, todo esta ahí con un propósito y si esos nueve capítulos están ahí es porque esos veinticinco años que Dios uso para formar a Abraham, son nueve capítulos que Dios usa para formarnos a nosotros con la historia de Abraham.

La distancia que hay entre el día de hoy, y tu sueño, es una historia de aprendizaje, una historia de esfuerzo, una historia de coraje, una historia de valentía, una historia de amor, es tu historia, la historia de tu vida. Tené en mente que Dios no solo te esta formando durante esa historia sino que también esta formando una historia que va servir para inspirar y formar a otros.

 

Photo by Richard tortipede 

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s